D. Civil

El síndrome de alienación parental

La alienación parental comúnmente descrita como la acción deliberada por parte de un progenitor que tiene por objeto impedir, obstaculizar, modificar la imagen o destruir vínculos con el otro progenitor mediante distintas estrategias, para transformar la conciencia de los hijos.

Actualmente, este tipo de actos es considerado como un maltrato emocional o tipo de violencia, y que se está presentando con mayor frecuencia en padres enfrentados tras un proceso de divorcio o separación, por la tenencia o custodia del menor ante el temor de perder al niño. Sin embargo, este síndrome de alienación parental también puede estar provocado por una persona distinta del custodio del menor (una nueva pareja del progenitor, familiares como los abuelos o tíos que tienen un estrecho vínculo con el menor de edad, etc). Incluso, se han observado casos dentro de parejas que mantienen su vínculo, aunque son menos frecuentes.

Por otro lado, la Corte Suprema de Justicia resolvió el primer caso de síndrome de alienación parental en el régimen de tenencia, recogida en la CAS. Nº 2067-2010-Lima, adoptada por la Sala Civil Permanente del máximo tribunal. En ella, se determina que dicho síndrome incide negativamente en el desarrollo e integridad emocional de los infantes y establece que los criterios del Código de los Niños y Adolescentes son orientadores mas no determinantes, pues el parámetro será lo más beneficioso para los menores.

Asimismo, la decisión final del juzgador tendrá como sustento lo que resulte más beneficioso para el desarrollo integral del menor de edad. De ahí la importancia de la correcta valoración del caudal probatorio aportado al proceso, elementos que ayuden a determinar que el niño está siendo alienado.

Con el tiempo, en el momento en que se produce tal situación habrá siempre una fuerte carga emotiva entre los integrantes del núcleo familiar, de modo que propósito deberá ser disminuir las repercusiones prolongadas en el tiempo en la conducta de los niños. De igual manera, si el caso cobra carácter judicial, corresponde a los operadores del Derecho identificar la presencia del síndrome de alienación parental y a partir de allí, evitar en lo posible las consecuencias perjudiciales que pudiera tener en el menor involucrado.

Leave a Comment

Quieres recibir más notas
en tu buzón

Suscríbete a nuestra lista para recibir información de tu interés

Gracias por suscribirte.

Error de suscripción.